Cusco: Turismo en estado de coma por Covid 19

Cusco: Turismo en estado de coma por Covid 19

La Organización Mundial del Turismo (OMT), calificó al 2020 como “el peor año de la historia del turismo”, la recepción de viajeros en destinos de todo el mundo cayeron en 74% respecto al año anterior. En Perú, el principal atractivo turístico está en Cusco, en esta región a la fecha el turismo receptivo no llega al 12% de lo que fue el año 2019. 

Cámara de Comercio de Cusco solicita dos años de gracia para préstamos de MYPEs y empresas de turismo

El turismo genera empleo directo e indirecto. Según el Instituto Peruano de Economía (IPE), durante la primera ola de la pandemia por covid 19, se perdieron 154 mil empleos que dependen de la actividad turística en el sur del Perú.

Un año después, Cusco registra una caída de 5 puestos en el Índice de Competitividad Regional (INCORE), elaborado por el Instituto Peruano de Economía (IPE). La caída del empleo formal, es la principal causa.

Las medidas sanitarias impuestas por el gobierno continúan restringiendo las actividades económicas, sobre todo las relacionadas con el turismo. La carrera cuesta arriba que emprendió este sector desde 1990, se detuvo abruptamente el 2020. El golpe de la pandemia ocasionó pérdida de empleos e ingresos y la economía de miles de familias cusqueñas sigue sin encontrar donde apoyarse.

Turismo en estado de coma por Covid 19 en Cusco

Según datos del Centro de Estudios Empresariales de la Cámara de Comercio de Cusco (CEE), el turismo receptivo no logra recuperarse siendo él más golpeado al no llegar al 12% de lo que fue el año 2019.

El turismo receptivo es el que llega del extrangero. El que tiene mayor capacidad de gasto, consume más en comercios locales, en su mayoría contrata paquetes turísticos y se queda más días en las rutas turísticas. Este suceso, ahora no está ocurriendo.

Los principales hechos que ocasionan este retraso en la reactivación del turismo, son limitaciones impuestas por el mismo Estado peruano. La limitada venta de entradas a Machupicchu (principal motivo de viaje al Cusco), las restricciones por la pandemia a vuelos internacionales y el difícil acceso a pruebas PCR.

Por otro lado la crisis política interna que ha desatado huelgas y convulsiones sociales, el limitado acceso a financiamiento de las empresas afectadas y la falta de incentivos tributarios ahonda la crisis y ralentiza la recuperación de este importante sector económico. A esto se suman factores externos como el cierre de fronteras en diversos países.

Machu Picchu con menos visitas  

De enero a noviembre del 2019  entre turistas nacionales y extranjeros se registraron 1 millón de visitas a Machupicchu; en el 2021 las visitas se redujeron a 398 mil visitas, es decir cayeron en 72%.

La cifra ni siquiera alcanza a las visitas recibidas en temporada baja (de noviembre a marzo) en 2019, antes de la pandemia. 

Hospedajes vacíos

Según el Presidente de la Cámara Hotelera de Cusco, Henry Yabar, su sector solo se ha recuperado un 20%, desde que se abrieron las fronteras.

En cifras, el 2021 se han registrado un millón menos de arribos a hospedajes de turistas que en el 2019. De ese total el 79% son turistas nacionales y 21% internacionales. La mayor cantidad de visitantes nacionales se debe a la promoción del turismo interno. Pero esto no suma de manera considerable a la recuperación económica de estas empresas.

Los extranjeros, se quedan de dos a tres noches promedio por destino turístico, mientras que los nacionales se quedan entre una y dos noches. Los hoteles de cinco estrellas redujeron sus tarifas hasta en un 12.4% y los hoteles de cuatro y tres estrellas registraron una reducción del 6.8% y 6.2%, según datos del CEE.

Los bajos costos promocionales para captar clientes hizo que los ingresos no puedan cubrir sus gastos operativos y tampoco puedan pagar los préstamos bancarios. El cierre de fronteras para evitar la propagación del Covid-19, limitó el ingreso de turistas extranjeros, público objetivo de hoteles de cinco estrellas. Esto redujo en 86% sus ingresos respecto al año 2019.

Las grandes cadenas hoteleras optaron por pasar a sus trabajadores a la figura de Suspensión Perfecta, avalada por el estado como medida temporal tras el cierre comercial debido a la pandemia.

La lenta y en algunos casos nula reactivación, ha hecho que la medida se extienda hasta por 18 meses y ahora se está evaluando aplicar Ceses Colectivos. Es el caso de la importante cadena de hoteles Costa del Sol, donde un grupo de trabajadores realizaron un plantón el 27 de diciembre exigiendo no ser despedidos.

Aeropuerto a medio vuelo

En marzo de 2020, el gobierno dispuso estado de emergencia nacional a causa de la pandemia por Covid19. La medida contempló el cierre de fronteras internacionales y departamentales.

En julio del mismo año, se recibió el primer vuelo interprovincial en Cusco, luego del cierre aeroportuario. Pero las fronteras aéreas aún permanecieron cerradas hasta octubre. Desde entonces en Cusco se registró un declive en la afluencia al Aeropuerto Internacional Velasco Astete. 

De enero a noviembre de 2021 entre llegada y salida de vuelos, se alcanzó a 1 millón de arribos. Sin embargo aún no se alcanzan cifras pre pandemia, el 2019 la cifra de arribos fue de 3 millones; es decir el triple.

Artesanos olvidados

Turismo en estado de coma por Covid 19

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *