Los payasos de Perú se ponen serios y exigen que se deje de usar su nombre con los políticos corruptos


Los payasos del bicentenario se pusieron serios por un momento y se pronunciaron contra la crisis política que aun atraviesa nuestro país y pidieron que dejemos de llamar a los políticos “Payasos” y al congreso “Circo”.

Los payasos han sido uno de los gremios mas afectados durante el confinamiento a causa de la pandemia, al suspenderse las reuniones sociales, fiestas infantiles y espectáculos, restricción que aun continua vigente.

Los profesionales del humor, reyes de la nariz roja y el cabello alborotado, ataviados con zapatos gigantes, vestimenta colorida que hablan con una elocuente voz inolvidable y que siempre están sonriendo y son capaces de arrancar una sonrisa hasta al mas duro de los seres humanos, también se han sumado a la lucha por la democracia tras los eventos que generaron crisis política en el Perú.

Los últimos acontecimientos han detenido las carcajadas y han puesto a reflexionar a toda la población incluido los alegres payasos, quienes emitieron un pronunciamiento y se sumaron al rechazo de la vacancia presidencial, desconociendo a Manuel Merino.

En el “Pronunciamiento de los payasos y payasas del Perú” difundido en las últimas horas, criticaron que intereses partidarios hayan propiciado el sabotaje al equilibrio de poderes en el país que termino por desencadenar una crisis política, “perjudicando más la vida de todos los peruanos en plena crisis sanitaria y económica”.

El comunicado fue redactado por Milagros Mosqueira, directora de Jarabe de Clown, una de las organizaciones que se han unido a este manifiesto.

“El comunicado partió de la indignación que todos los peruanos compartimos por lo que está sucediendo. Estamos en contra de que se prioricen los intereses de 105 congresistas que están simplemente saboteando al Perú”, declaró Mosqueira desde la calle, a un medio nacional en medio de la denominada “Marcha Nacional” por la democracia del Perú.

“El clown tiene también una parte seria. No es un chiste todo lo que hace el payaso. El clown tiene la posibilidad de conectar con un montón de emociones como la tristeza, el duelo, la sensibilidad en general, la empatía”,expresó.

Hablando en serio, los payasos, criticaron el abuso policial recordando a la Policía que su lealtad es a la patria, no a “intereses criminales” y, finalmente, hacen un llamado muy especial a que no los comparen con ningún político y menos si este esta vinculado con la corrupción..

“Exigimos el uso de insultos adecuados a los políticos que nos rodean, evitando el uso de términos como “payaso”, “clown” o “circo” para referirse a ellos. Nuestro oficio requiere de una formación artística profesional y es doloroso ser comparados con políticos de porquería. Por ejemplo, creemos que “político de porquería” puede ser una alternativa de insulto interesante”, precisan en el documento.

Luis Miguel Antón, director general de Runakay, proyecto de formación de clowns hospitalarios establecido en Chiclayo, se unió al pronunciamiento porque sabe muy bien que el clown es una herramienta de transformación social que puedes usar en cualquier momento. “Puedes ver a los payasos sin fronteras que trabajan en las zonas convulsionadas en Siria, en campos de refugiados. Y aunque uno se pregunte qué hace un payaso ahí, hace mucho: reconstruye, crea canales, transforma la tensión en pureza y coraje”, dice Antón.

“Siempre hay que sostener la posibilidad de la rebeldía ante la injusticia. Los payasos queremos una reforma constitucional para que el parlamento no se siga burlando del país. Mi esperanza es que la gente siga despertando y que muchos más se contagien de esa rebeldía”, manifestó el payaso Chupetín que participo de la marcha en Chiclayo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *